viernes, 20 de enero de 2017

BAJO LOS ÁRBOLES...


beatfilm...
Camino bajo unos árboles despojados ahora de hojas. Pero también sus ramas desnudas confieren esa paz y simplicidad a la que todos aspiramos. Me detengo bajo uno, que apenas hace unos pocos días estaba vestido su ramaje de frondosas hojas. Me detenía siempre a escuchar la melodía de los trinos de centenares de pájaros que anidaban es sus copas. Cuando todos comienzan un movimiento de un lado para otro, entre cánticos, imagino que también entre conversaciones propias de aves, siempre me detengo para dejarme impregnar de esa serenidad que también los árboles poseen. 
No llevan en su ADN esa inquietud propia de los humanos, ese estrés que consume a gran parte de la humanidad y que puede llegar a enfermarnos. Respiro muy profundamente y pretendo liberarme de la culpa, de la inquietud que me produce haber dejado caer un peso sobre las hombros de los que más quiero. Escucho hoy a los pájaros, no sé si algunos han vuelto a ese hogar que tanto aman, o es el viento que me trae sus cánticos a la espera que vuelvan cuando el frío de una tregua. Pero en verdad les escucho. Me recorre entonces una honda satisfacción y siento un poco de paz. Saber que cada uno de sus actos de los que más quiero están guiados por la honestidad y el espíritu de lucha me reconforta, a pesar de los pesares. Siguen adelante, intentando resolver problemas, adelantándose incluso a ellos antes de que lluevan sobre los tejados. Esto me llena de orgullo.
El comportamiento indecoroso sin embargo de los que creía cercanos a mí, ese duele. El egoísmo, ese que vuelve a las personas rastreras y han de inventar historias para no dormir, como aquellas tan famosas que yo escuchaba cada noche de Narciso Ibáñes serrador. Que van por la vida sin medir el daño que hacen, la falta de responsabilidad ante las obligaciones es manifiesta. Sin medir sobre todo qué clase de comportamiento inculcan a sus hijos y, desgraciadamente pasa a ser la herencia de sus nietos. Cuando llego a este punto de mis reflexiones, entonces respiro hondo y procuro salir de ese callejón sin salida. Entonces bajo esa paz, deseo que esas personas de las que tanto daño hemos recibido, sean protegidas por un ángel a pesar de su falta de conciencia. Les deseo lo mejor y yo sigo caminando y respirando profundamente. Miro al fondo, en ese camino entre árboles, bajo la paz de sus troncos, de sus ramajes desposeídos ahora de hojas, y los intuyo tranquilos y serenos esperando sin prisa que llegue la primavera, dando tiempo al tiempo para ver la explosión de la belleza de esos ropajes que en breve les regalará una temperatura más agradable. Porque las estaciones son breves, llegan tan de prisa, y con tanta urgencia se van para dejar lugar a la próxima estación.

María

miércoles, 18 de enero de 2017

ERES LA GOLONDRINA... DE FRANCISCO QUINTANA

seo.org

Eres la golondrina alegre
de mis tardes
de viento y de zeniza,
el arrebol tardío
de un sol cansado y sofocante.

A pesar de tu gracia y tu impaciencia,
llevas la primavera de las fugas
dolientes, solitarias, transgresoras,
sobre unas leves alas
que despliegan lo incierto y azaroso.

Más, cuando tú no estés
-castigo del otoño-,
¿quién sobrevolará, entonces,
la dura estepa de melancolía
sin fin,
las yermas horas condenadas
al vacío
de las promesas incumplidas?

Francisco Quintana

lunes, 16 de enero de 2017

CUENTOS DE ALAN, IRENE Y LUCAS...

Reyes Magos de Oriente

Hola a todos: ya sé que hace muchos días que no os cuento nada. Pero es que tengo mucho lío, con el cole, luego las fiestas que hemos ido a un montón de sitios. A Madrid fuimos en Navidad a comer con los abuelos y los tíos, el primo Alonso y bueno, un montón más que vinieron.
A Madrid vino el Papá Noel y me trajo un coche tele dirigido chulísimo.
A mi hermana ya no me acuerdo que le trajeron.
Los días de vacaciones, cuando estábamos en casa de los yayos, no creáis que pasaba el día viendo dibujos, (que me gustan), pero jugábamos mucho, y al parchís y a la oca casi siempre le ganaba a la yaya.
Bueno lo más increíble es lo que me han traído los Reyes Magos; ¡UN ESCALECTRIC!, los coches parece que van volando, por lo menos cuando le doy al turbo y a los que no saben mucho jugar, rebota el coche y se va volando. Me paso horas jugando de lo divertido que es. Un monopoli también me han traído y podemos jugar todos juntos. También me han traído una película y un bingo. Son muy buenos los Reyes Magos, no sé si se han equivocado o eran todos para mi. También me han traído una colchoneta para saltar como esas que hay en la feria de atracciones. Pasamos muchas horas mi hermana y yo saltando. Ahora quiero que venga Lucas también a saltar.
Mi hermana se porta como siempre, y eso que los días antes de Reyes todos le decíamos que si se portaba mal no le dejarían nada.
Bueno, a ver si se vuelve más buena.
Alan


Este año les había pedido a los Reyes Magos, una Peppa Pig y una caca. Le llevamos la carta al mercado y se la dimos al paje. Le preguntamos si él se la daría a los Reyes Magos directamente y nos dijo que sí. Y ha sido verdad, porque me han traído la Peppa Pig y además la caca. También me han dejado los Reyes dos puzzles y también una caja llena de tacitas y vasos para tomar café. Que yo ya tengo cafetera pequeña y me gusta preparar el café para todos.

Ese día jugamos mucho con mi hermano y mi primo Lucas, y nos peleamos muy poco. 
Ya han pasado las vacaciones de navidad y otra vez vamos al cole. A mí me gusta llevar alguna cosa, aunque antes de entrar se la de al yayo o a la yaya, porque mi profesora no quiere que llevemos nada para no pelearnos los niños porque los otros quieren tocar mis cosas y yo no quiero. Los viernes nos quedamos en el comedor y luego jugamos un rato. Lo que me gusta mucho es, cuando nos vamos a dormir el papi o la mami nos cuentan siempre un cuento, porque me gustan mucho los cuentos. Yo pronto sabré leer y los leeré siempre que quiera.
Ayer fuimos a ver a la yaya viejita que está en una casa donde hay más señoras y también algunos señores. Las profesoras son muy simpáticas y les di a cada una la Peppa Pig (porque tengo dos) para que se la quedaran tres días y luego iré a buscarlas. Estuve jugando con todas y corría para que ellas me pillaran y ellas se reían mucho y eran muy simpáticas todas las señoras. Yo voy a ir más días a ver a la yaya viejita y a todas las señoras y señores y llevaré un pintalavios para pintarlas y los señores que quieran también.
Irene

Me ha traído Papá Noel una cocina para cocinar y algunos días preparo yo la comida. Después los Reyes Magos también me han traído algunas cosas. Pero lo que más me ha gustado, es una granja, que además de animales, tiene el granjero, carretillas, árboles, bueno, todo lo que hay en una granja de animales y me gusta mucho. Es que a mí me gustan mucho los animales.
A veces me enfado un poco, pero ayer, le prometí a la yaya que desde ayer seré un niño bueno y haré sin enfadarme lo que me digan papá y mamá. Y no es tan fácil hacerlo.
En el cole me ha mordido una niña en la cara, tuve que empujarle porque parecía que me iba a comer. Cuando pasa algo así hay que pegar, aunque los papás me dicen que no hay que pegar. Pero qué voy a hacer si me muerden.
El día de los Reyes magos lo pasé con mis primos. Primero desayunamos chocolate y sopaípas y luego abrimos todos los regalos. Mis primos se ponen como locos. Yo también, pero cuando vi la granja ya me puse a jugar con ella. Luego jugamos mucho los tres. comimos en su casa y seguimos jugando.
Ya han pasado días, pero sigo jugando con la graja. Ayer se subió una vaca en el tejado. También una gallina. Dice la yaya, que a lo mejor voy a ser granjero para tener animales.
Bueno, me voy al cole.
Lucas

martes, 20 de diciembre de 2016

OS DESEO QUE SEÁIS MUY FELICES

fades online.wordre


Oigo la palabra navidad 
y siento nostalgia.
Nostalgia de un tiempo lejano,
recuerdo hermoso de otros días.

Me gustaría decir de corazón
¡FELIZ NAVIDAD!
Dejarme decir que no puedo.
Vida mía, me duele el alma.

Pasa el tiempo muy de prisa,
la gente va acelerada.
Hay luces en las calles,
música navideña.

Hay árboles rojos y amarillos,
suenan las campanas de la iglesia.
Quisiera sentir la navidad,
pero no puedo, me duele el ayer.

Me duelen los refugiados,
los niños abandonados,
perdidos sin futuro, sin un beso.
sin el calor de un hogar al que tienen derecho.

Y yo quiero inventar un antídoto
 que cure las mentes enfermas
que nos llevan al dolor y al caos.
Por tanto dolor, hoy me duele el alma.
María

miércoles, 30 de noviembre de 2016

EL PAJARILLO... LIBRO INÉDITO




Llego como un rayo a la plaza; hay gente sentada ante las mesas delante de la churrería, con las tazas de chocolate humeante. El humo sube formando un caracol que se eleva hacia arriba. Entonces el estómago me da un grito y se me pone agua en la boca, pero no le hago caso. Me siento triste, no sé donde ir y empiezo a dar una vuelta a la plaza. Cuando veo a Samil sentado en un escalón comiéndose un bocadillo de una barra de pan entera, mi pena casi se evapora. Samil es un compañero de la escuela, también es mi amigo. No hace mucho que llegó al pueblo, pero desde entonces somos amigos. Él es el más guapo de toda su clase, aunque mi padre dice que cómo va a ser guapo un negro, (lo dije un día en un impulso en la mesa mientras comíamos). Pero es que yo casi no lo veo negro.
Cuando me ve se pone en pie con la cara alegre y cuando sonríe, puedo ver sus dientes tan blancos, que son los más blancos que he visto nunca. Deja de masticar y me mira con una sonrisa burleta.
-Elenita ¿donde vas con esa pinta?
Ni siquiera había reparado, que con las ganas de escapar no me he lavado la cara. Me llevo la mano a la cabeza -¡Ay!, que no me he peinado.
-Pero es que además llevas el vestido al revés.
A mi esas pequeñeces en estos momentos no me importan. Aunque en realidad me gusta ir siempre arreglada y con la ropa limpia. Pero hoy lo que de verdad quiero es alejarme de mi casa. No escuchar los lamentos de Ana, sus gritos y luego escucharla llorar casi en silencio. Porque siento como si algo me apretara la garganta, es una cosa extraña que me duele.

María

domingo, 27 de noviembre de 2016

POEMAS DE MANUEL NÚÑEZ

masagalfes.tumbir.com


Porque vuelves alegría
cuando las nubes viajan,
siento la presencia de hermandad
que celebra el corazón de luz.

Amor de adentro compartido
regenerador de vida,
me abrazas Sol,
oh, lluvia, tú misma,
tan graciosa,
me transformas en paraíso;
contigo: agua,
en comunidad de sueños.

Paloma blanca paloma, entre nubes,
azul de cielos.
En hermandad apareces
en juego, música,
mis dedos...
Danzas
invitando a otra,
mensajera
vuelves.

Dedicado a ti mismo/a
en el parque infantil con dos oliv@s
esperando ayuda para desprenderse de
barrenillo.

El sueño ya sientes en ti compartiendo la
comunidad.

Manuel

Así este canto de presencias en gozo
que nos llevan tan dentro del alma
danza de violetas entre olivos con el viento.
Que llevas en armonía celeste
tanto bien que acogemos a necesitados/as.

Con la sabiduría de comunicación
de labores a realizar, eligiendo cada cual
aprendiendo otras,
en la diversidad cultural donde se vive con
amor,
sueños que se van realizando.

Manuel Núñez, 6 de Noviembre de 2016

martes, 22 de noviembre de 2016

CARTAS DE LOLA


Mi añorada amida Ernestina: mucho tiempo a pasado sin saber la una de la otra. El trabajo y las obligaciones, nos niegan a veces estos placeres que son las noticias que recibo de ti. Me gustaría comenzar con una noticia agradable, algo importante y bueno, pero si no es que me lo invente no sabría qué decirte. Vivimos en un mundo convulso, individualista y pensando cada cual es sí mismo. Ya sé que hay gentes buenas que trabajan y luchan por los demás. Eso me da fuerzas y esperanza. Pero el porcentaje de la ambición y la maldad cubre con su capa un espacio demasiado grande.
Los refugiados me duelen en mi propia piel. Seres arrancados de sus hogares debido a las guerras cruentas, a los que se les niega todos los derechos. Los países no pueden, o no quieren hacer un esfuerzo por incorporar a la sociedad a unas personas que sufren y entre todos deberíamos acoger fraternalmente. El mundo que está completamente loco es un cuerpo enfermo, unos no tienen respuestas, otros viven para matar, cuanta más gente muerta mejor para ellos, perece ser. Aunque para llevarse por delante a muchos se pongan ese chaleco que les volará por los aires. Al parecer, piensan que esa es una acción por la que serán recompensados. ¿Se puede entender tamaño disparate?
Si nos movemos en un espacio más cercano, podemos comprobar cada día cuanto trabajo cuesta ponerse de acuerdo, cuanta energía se gasta llevándose la contraria unos a otros. 
El cambio que en realidad necesita la sociedad es mental y espiritual. Sin este cambio no podremos mejorar.
Ante el disparate del mundo, nuestros problemas parecen pequeños. Aunque en realidad no lo son. Las empresas suministradoras, esas que desgraciadamente han de abastecernos, actúan de una manera abusiva, sin consideración ni tan siquiera a las personas que ya son muy mayores y no pueden defenderse. Como ejemplo una pobre señora que por cobrar una paga tan pequeña que no le permitía pagar la electricidad, murió achicharrada porque una vela con la que se alumbraba pegó fuego al colchón donde dormía. Lo cierto es que hacen lo que les da la gana. Imagino que están respaldados por los jueces. Yo pienso que estos letrados están ejerciendo desde hace mucho tiempo la injusticia. Palabra que debería reemplazar a la llamada justicia. Si no es así, que alguien me ilustre, como es posible que se pongan de parte de los bancos y desahucien a tantas y tantas familias que han visto sus vidas truncadas por estos procedimientos. Y qué decir de aquellos que no han podido soportar el agravio de verse tirado a la calle, no como un perro, ya que a los perros se les protege más que a las familias. Más que a los niños. Se puede ir a la cárcel por abandonar a un animal, pero a una familia se le destruye y los responsables no pagan por ello. Que me digan si esto es justicia, o hay que cambiar la palabra en la real academia de la lengua.  
En fin Ernestina, te doy la mejor noticia, me encuentro bien de salud y busco en cualquier rincón alguna cosa que me proporcione paz. Esa misma salud y serenidad que te deseo a ti en nuestro mundo loco.
Un fuerte abrazo
 Lola