miércoles, 7 de junio de 2017

fiestaayudas.blogspot.com


Hace ya días que fue mi cumpleaños, aunque no os he dicho nada porque tengo mucho lío: fueron dos fiestas. Un día vino el tito Rafa y la tita Cris y fuimos a comer a una granja que había animales. Pero no eran para comer los animales, eran para verlos y estar un rato con ellos y lo pase muy bien. Porque es que a mí me gustan mucho los animales: los de la selva, los de granja y, todos los bichos vivos me gustan. Me aprendo sus nombres, sus rugidos o el sonido que hacen. Es como más me divierto. En mi casa tengo muchísimos y juego siempre con ellos. Les hago cabalgar por la selva y los llevo a trotar.
La otra fiesta la hicimos en casa con todos los titos y primos y los yayos también, porque ellos se apuntan a todo. Lo pasamos muy bien y soplamos las velas y nos comimos el pastel. Tiramos animalitos a la piscina y luego los recogíamos, cogimos flores del jardín y jugamos mucho.
Pero tengo una cosa muy importante para deciros: en casa somos tres, papá, mamá y yo. Bueno pues ahora somos más, porque tenemos dos bebes que están en la barriguita de mamá y luego seremos cinco. Yo ya tengo gana de ver a los bebés. No sabemos si son un niño y una niña, o dos niños, o dos niñas, ya veremos. Pero hay una cosa segura, yo soy el hermano mayor y podre mandar y enseñar a los bebés. 
Hay otra cosa, nos vamos a ir de Piera a vivir a Castelldefels. Yo no sé porque, porque aquí estamos bien, pero no sé porque será. Y yo digo, seguro que también iré al colegio a Casdelldefels. Ya veremos qué pasa, porque aunque nos quedáramos en Piera, ya no podría ir a mi cole, porque ahora tengo que ir al cole de verdad, ya que antes iba a la guardería, pero que es muy chula. Este año hacemos una fiesta de graduación, si no sabéis lo que es os lo cuento: como terminamos la guardería, nos ponemos un birrete y nos despedimos con una fiesta porque ya vamos el próximo año al cole de los niños grandes.
Bueno me voy a dormir, que dice mi mamá que ya es hora, aunque yo no tengo sueño 
Lucas.

Yo soy Alan, que esta vez Lucas se ha colado el primero, aunque ya sabéis que yo soy el más grande. No puedo contaros demasiado, porque tengo muchísimas cosas que hacer. El viernes hacemos una obra de teatro, se titula: Blancanieves y los siete enanitos. Yo soy un enanito, iré vestido con unas mayas negras y una blusa de color rojo con picos por abajo. Un gorro del mismo color de la blusa, que los ha hecho mi madre. Estamos ensayando muchos días. Espero que lo hagamos bien. Van a venir a vernos la familia, no como cuando ensayamos en clase. Por eso lo tenemos que hacer muy bien.

Una cosa más y me voy: he traído tres libros pequeños de poemas que los hemos hecho en el cole: bueno, las profes los han encuadernado y son de poetas conocidos. Yo creo que a mí me gustan los poemas, porque ya tengo un libro de poemas hace mucho tiempo y me los aprendo de memoria. Aunque creo que me gustan más otras cosas: correr me gusta mucho y jugar a fútbol.
Y ya me voy.
Alan

Yo soy Irene, no sé porque me han dejado para la última, porque yo no soy la más pequeña, el pequeño es Lucas y se ha puesto el primero.

Ya casi se acaba el curso y pronto tendremos vacaciones. En mi casa se está muy bien cuando hay fiesta, porque tenemos la colchoneta para saltar y yo lo paso muy bien. Pero además ya tenemos la piscina montada y eso ya es divertidísimo. El otro día vino mi primo Lucas y aunque se iba a ir a casa de los yayos, pero se quedó con nosotros jugando y nos divertimos mucho. También se quedó para cenar porque sus papás se habían ido y después vinieron a recogerlo.
El jueves iré con toda mi clase a ver una obra de teatro que hacen los de P5, y ahí está mi hermano y yo voy a verlo.
Este fin de semana vamos a Madrid que mi primo Alonso hace la primera comunión. Yo no sé bien lo que es, pero si voy me enteraré.
El domingo vamos a Lérida porque es el cumpleaños del tito Rafa, así veré si el primo Daniel ha nacido ya, que a lo mejor sí.
Y me voy al cole, que tengo mucho trabajo.
Irene    

miércoles, 24 de mayo de 2017

RETORNARÁ LA RISA... DE ISABEL PULIDO

la-poesía-no-es-un-poeta blo...

Pasea por la calle con la vista cansada
a lo largo del cuerpo las manos estiradas.
Un pensamiento triste, ya no le dicen guapa.
Solo un recuerdo alegre, estaba enamorada.
La luna se escondía para que la besara.
En el parque del pueblo se sintió tan amada,
sonríe con descaro mientras la vida pasa...
Sintió el otoño frío con las primeras aguas.
Y murieron las rosas que plantó en la ventana.
Tembló su voz de niña feliz y deseada,
gritó con tanta fuerza y su voz se quebró,
se hizo mil pedazos dentro de su garganta.
En su lecho de esposa la muerte descansaba.
Ebria de cabalgar con la fusta manchada.
Entre sabanas rojas que una vez fueron blancas.
Y le nevó en el pelo, unos surcos profundos
le marcaron las sienes, le arrugaron la cara.
Se olvido de sonreír pobre muchacha anciana.
Si un día ve a la muerte se reirá en su cara,
La invitará a su fiesta, a una cena de gala.
Después se irá con ella con una sonrisa alegre
con un sobresaliente, su carrera acabada.

Isabel Pulido

miércoles, 3 de mayo de 2017

EL CAMINO DE SANTIAGO

robertocrespo.net

Todavía cierro los ojos y veo el esplendor de árboles, flores y todo tipo de plantas. No diré que el Camino de Santiago es un paseo placentero, no, desde luego encierra una parte de sacrificio. Pero tengo que decir que ha sido una experiencia muy gratificante. 
Caminar bajo un arco de árboles llenos de vigor, con sus hojas brillantes, viendo flores por todas partes, caminar y caminar se hace agradable. Puedes sentir como te acaricia la naturaleza. No sé si Santiago Apóstol nos acompaña en cada recodo, en cada tramo para otorgarte fuerzas cuando estés cansado. Sólo sé que aunque el tramo sea largo conseguimos llegar a la meta prevista. Los eucaliptos, enriquecen el aire y los pulmones respiran mejor en una atmósfera no contaminada: las gentes son acogedoras y amables. La comida es buenísima, aunque demasiado abundante.
Las vacas, pastan tan felices sobre el campo verde, que siempre tenía la tentación de pedir leche.
A lo largo del camino son muchos los idiomas que se escuchan; pero hay una frase que todos saben pronunciar. ¡BUEN CAMINO! Andar entre tantas personas a mí me produce una especie de calor humano. Es como estar en un pequeño mundo, aparte de esos comportamientos que continuamente escuchamos en cualquier medio y lugar. El Camino de Santiago es otra cosa, es un mundo aparte, y no es porque yo naciera el día de Santiago, que también me otorga una cierta cercanía con el Santo. No, no quiero ser protagonista, ya que todos llevaban el mismo espíritu aunque hubiesen nacido cualquier otro día. A lo largo de los días encuentras a muchas personas y al final te llevas en la mochila historias entrañables.
Ha sido una grata experiencia, tanto, que no me importaría volver.
María

domingo, 2 de abril de 2017

LLEGÓ LA PRIMAVERA

es.pinterest.com

Hoy he visto una explosión de flores amarillas, flores silvestres, sencillas pero llenas de fulgor. Una extensión de color sublime, un canto a la vida. La belleza magnificada para nuestra vista. Los árboles ya visten su esplendor. Algunos han desplegado la sabia y su energía parece que fluye extendiéndose, ondeando alrededor nuestro. Otros, algo más perezosos, apenas han iniciado unas tímidas hojillas, aunque llenas de vigor. Pero si les pongo atención, puedo apreciar la energía que desprenden y puede llegar hacia mí. Los conflictos mundiales nos acechan para quitarnos la calma. Pero creo, que a pesar de nuestra impotencia por ese sufrimiento humano, no podemos dejar que nuestra mente controle nuestros días, esa mente pensante que nunca para y, nos trae tantas tribulaciones y que parece incontrolable.
Quintana, mi primer maestro me dio algunas claves para frenar esa avalancha de pensamientos que con frecuencia intenta atraparnos. Manuel Núñez, también nos adentra en una búsqueda continua de la naturaleza y sus misterios. Por último Ramón, mi maestro de yoga nos regala cada día herramientas para encontrar esa paz, energía y fuerza que nos hace crecer.
Miro por mi ventana, y veo los árboles pletóricos, ellos nos regalan oxigeno, están en paz, impasibles ante el estrés que nos rodea e impide a veces saborear las cosas que se muestran delante de nuestros ojos: los colores, perfumes naturales que nos regala la naturaleza. 
A mí, el rostro de un bebe me aporta todo lo bueno de la vida, la pureza de su mirada, la sonrisa que es un canto al amor. ese amor puro que llega limpio y sin reservas. Ellos me conectan con esa inmensidad que ni siquiera podemos vislumbrar, pero que está ahí, fuera y dentro de nosotros, formando parte de todos y cada uno.
La vida es maravillosa aunque en ocasiones dudemos de ello. Pero hasta en los peores momentos, tenemos a nuestro alcance las herramientas necesarias para poder avanzar, dejando atrás las tribulaciones que nos aprisionan. Porque todo es fugaz, lo bueno y lo malo. Todo va pasando igual que avanza el agua del río, siempre buscando la inmensidad del mar. De qué sirve entonces recrearnos demasiado en algo que pronto será lejano. Vivir el momento, nos dicen muchos que yo considero sabios es la mejor medicina. Saborear el sol en el rostro, la conversación con un amigo, la sonrisa de un niño. Beber, impregnarnos de ese momento, respirar muy profundamente hasta llenar nuestro cuerpo de energía, según dicen los maestros y yo he podido comprobar. Estar de verdad en el momento y sitio y no vivir de una manera virtual, siempre mirando al móvil dejando de ver el esplendor de cuanto nos rodea.
Desde las hondas, os envío mis mejores deseos.

María  

jueves, 23 de marzo de 2017

NEVADA... DE FRANCISCO QUINTANA

leonoticias.com

Está nevando en la calle
y blanquean los cristales,
mi amor de los arrabales
no quiero que se desmaye.
Que calle el viento, que calle,
entorpece mi carrera.
La encontraré donde quiera
que me la oculte la nieve:
tan dulce, frágil, tan leve,
que por quererla me quiera.


Está en la calle nevando
y mi amor de pena muere,
pues toda tardanza hiere,
y sé que estará esperando.
Seguir y seguir buscando
es mi afán puro y sereno.
Y sumar malo con bueno,
al tiempo que hago camino,
eslabón para el destino
con que a ella me encadeno.

Francisco Quintana

domingo, 12 de marzo de 2017

FELIZ CUMPLEAÑOS LAURA...

la luz más pura



regalar-flores.net

Distantes galaxias nos separan,
pero suena un tren
una voz
una llamada.

En un mismo afán vivimos
amamos
recordamos
sentimos la tibieza de unas manos.

El río no se detiene,
sigue y sigue
impasible
esperanzado de llegar al mar.

Nos abrazan olas de viento,
arrullan en la noche un anhelo.
Quedan frases de ayer
resuenan las palabras.

NO QUIERO VERTE VIEJA MAMÁ.

María


FELICIDADES LAURA.

Hoy es un día muy especial, cumples treintasiete años y como siempre en este día te quiero felicitar, enviarte desde la distancia mi corazón de forma virtual. Me gusta imaginar todo lo creado y recrearme, en ese espacio tan infinito donde pienso que existe todo. Tú y yo dentro de esa grandiosidad creada por Dios, para que los seres habiten en ella. Almas gemelas, así es como lo intuyo, dos personas que se aman por toda la eternidad. No te negaré mi niña, que hay momentos de dolor intenso que no puedo evitar. Luego vuelvo a sumergirme en ese espacio tan grandioso y, me gusta reafirmarme que en él habitamos las dos y que de ese modo, nadie puede separarnos.
Tus abrazos son el alimento de mi vida y tu sonrisa la luz que guía mi camino. Si estoy junto a un río, escucho atenta la cantarina voz de sus aguas y miro los árboles, llenos de vida y todo eso eres tú. En esta época los árboles caducos empiezan a despertar. Eso es la vida. Igual que tú. Tú eres mi vida y mi aliento. El paso al otro lado lo veo como un privilegio. Creo que es porque sé que esperas ese momento como lo deseo yo. Reunirnos para siempre en la inmensidad.
No sé si las personas que sufren el abandono y la injusticia, podrán pensar de una forma que algo les consuele. Porque de verdad hay mucha injusticia y un gran abandono de muchos seres. Cómo me gustaría ayudar de alguna manera, pero es tan complicado, somos como hormigas de pequeños y poco podemos hacer.
Quiero agradecerte que vinieras a mis brazos, poder cuidarte ha sido lo mejor de mi vida.
Te amo.
María

sábado, 11 de marzo de 2017

CUENTOS DE ALAN, IRENE Y LUCAS

entonces eran pequeñitos y no se interrumpían tanto
Alan
Tengo que decir una cosa súper importante: nosotros somos tres primos: Lucas Irene y yo. Luego el primo Alonso que vive en Madrid. Pero ahora somos cuatro, somos uno más. Los papás del nuevo primo son el tito Rafa y la tita Cris. Pero no sabemos todavía cómo se llama. Da igual, es un primo y podremos jugar con él.

Irene
Déjame decirlo a mí, que siempre quieres ser tú el primero y yo ya soy muy grande: ya tendré cuatro primos. El primo Alonso, Lucas, el primo de Lerida y Alan. Dice la yaya que todos no son primos porque Alan es mi hermano. Pero es igual: son cuatro chicos y solo yo de chica.

Alan
No seas pesada que lo estoy contando yo. Es que Irene es siempre igual de pasada y no me deja hacer las cosas que yo quiero.
También quiero contaros que este fin de semana hemos estado en la playa con los yayos.

Lucas
Yo también quiero contarlo, que soy Lucas y no me dejáis. Que también he estado en la playa estos días y me he divertido mucho. Y también es mi primo el bebe de la tita Cris. Que todavía es muy pequeñiiiiito y todavía está en la barriguita.

Alan
Otro pesado que no me deja contar nada. Es que siempre hacen lo mismo. Sobre todo Irene. Que además se enfada mucho y dice. -Ya no soy tu amiga y se cabrea con ese genio que tiene. De todas formas lo hemos pasado muy bien. Hemos hecho excursiones para ver unos patos que hay en un lago y son muy bonitos. El día que fuimos a llevarles un poco de pan para que comieran: no había ni uno en el lado porque estaban volando todos por el aire.

Irene
Y yo les eché comida y vinieron todos. Que yo soy Irene y a ver si mi hermano me deja hablar, que es un pesado porque sea un poco más grande. Del pan que llevavamos, el primo Lucas y yo nos comimos un poco, pero poco porque queríamos que vinieran ellos a comer.

Lucas
Yo les eché comida para que vinieran los patos, aunque me comí un poquito porque como corremos mucho por el camino y también en el parque ya tenía un poco de hambre. Pero también ellos tenían porque bajaban al vernos como locos.

Alan
A ver si me dejan contaros que también hemos estado por lo menos en cuatro parques. En Segur hay bastantes cerca de la playa y hay una araña de cuerdas que yo me subo arriba de todo. Bueno me voy antes de que vengan otra vez los pequeñajos que no me dejan contar nada.

Alan