martes, 21 de febrero de 2017

TÚ Y YO SIEMPRE




Tú eres la luz

La luz se oculta mi amor
aunque el sol está despierto.
Intento volar, lejos,
donde la luz real se muestre, Tú.

Qué daría por verte junto a mi,
tu sonrisa iluminada
el aura que desprende tu figura,
tu mirada que lo llena todo.

Si subir pudiera al arco iris,
volar, ser partículas para transportarme,
decirte, soy tuya para siempre,
cada hora, cada minuto.

Quisiera ser poeta,
inventar palabras que fuesen hilos
para llegar donde tú estás
entregarte mi amor, que es tuyo.



He intentado no pensar en qué día es hoy. ¡Qué difícil!! Los árboles están desnudos, el tiempo pasado se alinea para llevarme en un arco iris ante un momento que no deseo rememorar. Pero sí quiero ver tu figura. Lo que daría por verte frente a mí, aunque también desearía abrazarte, durante ¡muuuuuucho rato!!, Es tan fuerte ese deseo en este momento, que llena mi cuerpo, mi alma y ocupa todo el espacio que yo puedo imaginar. Algunos no creen que haya algo al otro lado, pero bien sabemos las dos, hasta donde es grande nuestro amor y sigue vivo, palpable, imperecedero e invencible. Algo así ha de tener la fuerza de conseguir el deseo de tener un espacio para las dos. ¿Donde?, ¿cuando? No voy a pedir tanto, sólo estar a tu lado.

Un día más de tantos sin estar contigo, un escalón que me acerca. Puedo intuir la repta, el computo de las horas que quedan atrás son muchas más, están vencidas y avanzamos un poco entre la niebla, entre el desanimo y la alegría de ver crecer a los que tanto me aportan. Pero ya sabemos que somos árboles caducos de hojas y yo lo entiendo con una gran esperanza. El corazón lo ha enviado Vanesa. Es un Ángel
Espérame, se feliz y no me olvides.
Te amo.

María  

jueves, 16 de febrero de 2017

LUGAR DE REPOSO...

larescvalenciana.org

Hace días que la sala está más tranquila, se respira un aire algo más distendido. Algunos residentes ya nos han dejado buscando algo más idílico que días difíciles de soportar. Las mentes perdidas, buscando siempre en la memoria, ese flas de un recuerdo lejano que apenas pueden rozar sus mentes y, ya ha volado al espacio abierto que ya no pueden alcanzar. La maraña de pensamientos se activa a veces y nos hacen llegar palabras amontonadas casi siempre sin sentido. Pero esperan, esperan pacientes soportando el transcurrir de los días que son parecidos unos a otros.
Ella ha pasado un tiempo sin pronunciar apenas alguna palabra, casi siempre dormida y era una odisea arrancarle alguna frase, no sólo que tuviese sentido, sino cualquier palabra que ella pudiese articular. Así pasó un tiempo que parecía perdida, escapada  en una nube lejana e inalcanzable. De pronto reapareció de nuevo, volvió ella, incoherente, pero regresó. Dentro de su cabeza están los nombres de las personas con las que ha convivido, las va nombrando sin un orden ni criterio, pero siguen ahí empeñadas sus neuronas es no dejarlas escapar. La acompañan cada día.
Algo bueno, es que ahora es más feliz. Las penurias con las que ella vivía cada hora, por todo y por nada, el sufrir por sufrir, eso es lo que las neuronas al morir se han llevado consigo. Hoy al preguntarle que tal estaba, me ha respondido: que tranquila. "Aquí estamos tranquilos". Me ha dicho que tiene mucha hambre y se lo ha comido todo.
No le falta mucho para cumplir los 100 años, pero yo creo que todavía le quedan por lo menos cinco más.
Hoy he venido triste viendo a Rosario: le cuesta tanto mover su cuerpo. una herida del pie no cura y le duele mucho. Es tan joven y tiene la cara bonita y el semblante tan agradable, que cuesta verla padecer.
Pepita sigue soportando los días y ya casi no aguanta su cuerpo: tan dulce, tan discreta que dan ganas de acunarla como a una niña.

Hay residentes nuevos que dan un aire distinto: Juan es muy simpático y gasta bromas siempre. Hoy llamaron a una de las señoras y cuando se puso él le decía que su hermana era su novia y que estaba muy enamorado de ella. No sé que habrá pensado la hermana en cuestión. Pero es hermoso escuchar palabras aunque sean bromas que nos elevan a situaciones más livianas, alejándonos un poco de las ataduras que los años nos regalan, si somos tan perseverantes y tenemos tantas raíces en la tierra que no nos dejan subir a la nube.

María  

lunes, 13 de febrero de 2017

AUSPICIO (PLEGARIA A UNA PRINCESA)... DE LUIS ARRAZ

adelfa.myblog.de

Aparto de mí estas vallas
que me obstruyen mi destino
y, escalando tus murallas,
quiero ser el asesino
del motivo por que callas.

Aceptaciones, rechazos,

ebriedad de desazones...
La vida, con sus zarpazos,
diluye las emociones
impidiendo unir los lazos.

Mis ansias no me abandonan

(Aunque aumentan mis pesares).
Mis deseos se obsesionan
en intrincados azares
que me matan y aprisionan.

Cruel camino, que me aprieta

y espolea el entendimiento.
Mi mente, cual de profeta,
controla mi sentimiento.
Ella hilo es. Yo, marioneta.

¿Proximidad? ¿lejanía?

Sólo el corazón lo sabe.
Por la noche, por el día,
la ilusión deviene grave.
La voluntad desvaría.

¡Qué desazón el no verte!

¡Qué caprichosas palabras!
¡Qué ansias de ante mí tenerte!
¡Qué fuego en mi alma me labras
al escucharte y leerte!

Ademanes de princesa.

Hada de cuento infantil.
Labios de miel y de fresa.
Cuerpo galano y gentil
que tienen ya mi alma presa.

Tu palabra es poesía.

tu mirada, una promesa.
Tu risa, una melodía
que -al encontrarla, traviesa-
brillan garbo y picardía.

¡Deseo -en tu corazón-

tener mi sitio ganado!
Que obnubiles mi razón
con el primer beso dado...
y que sacies mi pasión.

Mi amor y mis sentimientos

son platónicos. Virtuales.
Despedázanme en tormentos
-como si fueran carnales-
y desgarran mis adentros.

La inseguridad me altera.

Casta inanición me mata.
Tu tardanza me exaspera
y mi impaciencia delata
la locura de una espera.

Esta es mi pobre demanda:

para ti, poco... a mí, mucho.
Amor, sin pasión, mal anda.
Yo, a tu corazón, le escucho
el mensaje que me manda.

Luis Arraz




miércoles, 8 de febrero de 2017

NADA... DE MARÍA ROMÁN



incasticoblof.com

                       NADA

¿Es la floritura sin sentido o desconcierto,

alardes exhaustivos sin recreo?
¿Es una transitoria ambigüedad,
pero de qué, con qué y para qué, no sé, no sé...?
¿Es un "bis" preparando el despiste
de algo insinuante en el ambiente,
que se ubica y rechaza en cualquier caso?
Creo en la ininteligible puesta a punto
o "acto falaz" e ilusorio en la deriva.
La palabra se acerba, irresoluta, invicta,
insípida, insólita, inopinable y dudosa.
¿En qué... Ser o no ser, inextricable y relativa.
Juguemos a la ausencia o camufable, sin más.....
Batiburrillo insoslayable en las miserias de mis iras.

María Román

domingo, 29 de enero de 2017

CUENTOS DE ALAN, IRENE Y LUCAS

que.es

Tengo que deciros una cosa porque es muy importante. Hoy que es veinticuatro de Enero cumplo yo seis años. Estoy tan contento que quería que lo supierais. Esta mañana he llevado al cole dos tartas que ha hecho mi madre, porque ella las hace muy rápido y las hicimos anoche después de venir de comprarme unas babas para mi cumple que son chulísimas y puedo correr un montón con ellas. Pues en un periquete hicimos las tartas, porque Irene y yo ayudamos a hacerlas.
Esta mañana cuando hemos llegado al cole, todos los niños y niñas se han puesto contentos, porque había tarta para todos. Me han cantado cumpleaños feliz entre todos y después nos hemos ido a una excursión al museo de la ciencia. Y ya había ido con mi madre y Irene y aprendimos muchas cosas. Pero con todos los niños de mi clase ha sido muy divertido.
Después del cole han venido dos amigos a merendar a casa y hemos saltado mucho rato en la colchoneta que nos trajeron los Reyes Magos.
Después de tantas celebraciones, hoy hemos estado con mis amigos celebrando otra vez mi cumple en el huerto del yayo: hemos comido muchas cosas, y chuches un montón. ¡Como hoy es un día excepcional podíamos comer! Lo he pasado muy bien.

Alan


Hoy no ha venido Alan a comer a casa de los yayos. Es que era su cumple y tenían que ir a una excursión a Barcelona no sé a donde. Yo iré otro día de excursión a un sitio chulo. También iré de colonias. Hoy hemos comido muy pronto y nos ha dado tiempo de jugar mucho rato: primero al dominó y hemos perdido y ganado la yaya y yo, porque hemos empatado. Luego hemos jugado a las parejas un rato y después a las otras parejas. Como ya no nos daba más tiempo de jugar más, me he comido unas pocas almendras que me gustan mucho y nos hemos ido al cole.
Por la tarde, como han venido sus amigos se han puesto a saltar en la colchoneta y no me dejaban. Hasta que el Pau se ha bajado y me he podido subir yo. Es que no se pueden subir más de ochenta kilos, y todos no podíamos. Después teníamos magdalenas para merendar y no las hemos comido todas.
A mi hermano le han regalado muchos regalos. Eso me gusta, porque si son juegos puedo jugar yo también y los puzzler también puedo hacerlos 

Irene

El otro día me quedé un rato con los yayos. que a mí no me gusta quedarme en ningún sitio sin mis papás. Pero cuando se fueron, estábamos contando un cuento y casi ni me di cuenta y la verdad es que lo pasamos bien. Jugamos todo el rato a un un juego de parejas que hay muchos animales. Y como a mí me gustan mucho casi todos los animales pues fue muy divertido.
Yo no quería dormirme hasta que llegaran los papis y cuando me daba sueño, empezaba a decir nombres de animales o a cantar. Pero al final me dormí en el sofá
Yo estoy muy bien en el cole. Pero no sé si el curso que viene tengo que ir al mismo cole o a otro de niños más grandes. Porque después del cumpleaños de Alan que es hoy, luego será el mío y cumpliré tres años y con tres años a lo mejor tengo que ir al cole de niños grandes. Pero eso no me importa, seguro que Valentina que es mi buena amiga, también irá a un cole de niños grandes.

Lucas

viernes, 20 de enero de 2017

BAJO LOS ÁRBOLES...


beatfilm...
Camino bajo unos árboles despojados ahora de hojas. Pero también sus ramas desnudas confieren esa paz y simplicidad a la que todos aspiramos. Me detengo bajo uno, que apenas hace unos pocos días estaba vestido su ramaje de frondosas hojas. Me detenía siempre a escuchar la melodía de los trinos de centenares de pájaros que anidaban es sus copas. Cuando todos comienzan un movimiento de un lado para otro, entre cánticos, imagino que también entre conversaciones propias de aves, siempre me detengo para dejarme impregnar de esa serenidad que también los árboles poseen. 
No llevan en su ADN esa inquietud propia de los humanos, ese estrés que consume a gran parte de la humanidad y que puede llegar a enfermarnos. Respiro muy profundamente y pretendo liberarme de la culpa, de la inquietud que me produce haber dejado caer un peso sobre las hombros de los que más quiero. Escucho hoy a los pájaros, no sé si algunos han vuelto a ese hogar que tanto aman, o es el viento que me trae sus cánticos a la espera que vuelvan cuando el frío de una tregua. Pero en verdad les escucho. Me recorre entonces una honda satisfacción y siento un poco de paz. Saber que cada uno de sus actos de los que más quiero están guiados por la honestidad y el espíritu de lucha me reconforta, a pesar de los pesares. Siguen adelante, intentando resolver problemas, adelantándose incluso a ellos antes de que lluevan sobre los tejados. Esto me llena de orgullo.
El comportamiento indecoroso sin embargo de los que creía cercanos a mí, ese duele. El egoísmo, ese que vuelve a las personas rastreras y han de inventar historias para no dormir, como aquellas tan famosas que yo escuchaba cada noche de Narciso Ibáñes serrador. Que van por la vida sin medir el daño que hacen, la falta de responsabilidad ante las obligaciones es manifiesta. Sin medir sobre todo qué clase de comportamiento inculcan a sus hijos y, desgraciadamente pasa a ser la herencia de sus nietos. Cuando llego a este punto de mis reflexiones, entonces respiro hondo y procuro salir de ese callejón sin salida. Entonces bajo esa paz, deseo que esas personas de las que tanto daño hemos recibido, sean protegidas por un ángel a pesar de su falta de conciencia. Les deseo lo mejor y yo sigo caminando y respirando profundamente. Miro al fondo, en ese camino entre árboles, bajo la paz de sus troncos, de sus ramajes desposeídos ahora de hojas, y los intuyo tranquilos y serenos esperando sin prisa que llegue la primavera, dando tiempo al tiempo para ver la explosión de la belleza de esos ropajes que en breve les regalará una temperatura más agradable. Porque las estaciones son breves, llegan tan de prisa, y con tanta urgencia se van para dejar lugar a la próxima estación.

María

miércoles, 18 de enero de 2017

ERES LA GOLONDRINA... DE FRANCISCO QUINTANA

seo.org

Eres la golondrina alegre
de mis tardes
de viento y de zeniza,
el arrebol tardío
de un sol cansado y sofocante.

A pesar de tu gracia y tu impaciencia,
llevas la primavera de las fugas
dolientes, solitarias, transgresoras,
sobre unas leves alas
que despliegan lo incierto y azaroso.

Más, cuando tú no estés
-castigo del otoño-,
¿quién sobrevolará, entonces,
la dura estepa de melancolía
sin fin,
las yermas horas condenadas
al vacío
de las promesas incumplidas?

Francisco Quintana